El Balance De Nitrógeno Es La Clave Para Ganar Músculo

 Las proteínas son esenciales para el desarrollo muscular debido a que estas se descomponen en los aminoácidos que las forman para generar nuevas proteínas y reparar los diferentes tejidos del organismo, en su mayoría el sistema muscular. Se sabe que cuando no se ingieren suficientes proteínas en una dieta el desarrollo muscular es menor.  Así, se recomienda ingerir entorno a 1.5 – 2 gramos de proteínas por kilo de peso corporal, para deportistas que quieren aumentar su tejido magro. No obstante…¿Cómo podemos saber si nuestro cuerpo se encuentra en un estado adecuado para generar crecimiento muscular?

Los 3 Balances de Nitrógeno en el organismo

Como ya sabemos la proteína representa entorno al 20% de nuestro peso corporal y, dentro de este valor, el 70% de toda esa proteína se encuentra en nuestros músculos, formando el tejido muscular.  Dichas proteínas están formadas por nitrógeno (símbolo N, en la tabla periódica), de manera que si se calcula la cantidad de nitrógeno que se expulsa de nuestro cuerpo podemos tener un indicativo de la cantidad de proteínas que se están asimilando. Métodos de análisis médicos como el que mide el nivel de nitrógeno de la urea en la orina permiten saber de una manera sencilla y fiable la cantidad de nitrógeno que nuestro cuerpo está excretando (ya que aproximadamente el 90% del nitrógeno contenido en las proteínas, es filtrado por los riñones y excretado a través de la orina). El análisis calcula la diferencia entre la cantidad de nitrógeno ingerido a través de los alimentos y la cantidad expulsada por el organismo a través de la orina en un periodo máximo de 24 horas.

De esta manera nuestro cuerpo se puede encontrar en 3 estados referentes al balance de nitrógeno:

  • Balance de Nitrógeno Positivo: Es el estado óptimo para la ganancia muscular. Significa que nuestro cuerpo se encuentra en un estado anabólico, ya que se está reteniendo más nitrógeno (asimilando más cantidad de proteínas) y se está expulsando menos cantidad. Si el análisis se realiza 24 horas justo después de haber finalizado nuestro entreno significará que nuestro cuerpo se ha recuperado exitosamente de ese gran desgaste y nuestros músculos se están regenerando y desarrollando de manera adecuada. En este estado nuestros músculos pueden utilizar más cantidad de proteínas para desarollarse y evitaremos que nuestros músculos sean destruidos para conseguir los valiosos aminoácidos contenidos en sus proteínas para regenerar otros tejidos, obtener energía o realizar otras funciones.
  • Balance de Nitrógeno Negativo: Es el peor estado en el que podemos encontrarnos ya que nos encontraríamos en un estado catabólico. En este estado se está excretando más nitrógeno que el ingerido. En dicho estado, nuestros músculos pueden estar destruyéndose para conseguir los aminoácidos contenidos en sus proteinas para realizar diferentes funciones de reparación en nuestro organismo.
  • Balance en Equilibrio: En un estado medio donde no conseguimos evolucionar por llamarlo de algún modo. La cantidad de nitrógeno ingerido es igual al excretado. En este estado nuestro cuerpo no necesita utilizar los aminoácidos almacenados en las proteínas del músculo pero tampoco se construye masa muscular. Digamos que en este estado no hay ni catabolismo ni anabolismo.

Con la información anterior queda claro que tenemos que centrarnos en ingerir suficiente cantidad de proteínas para que nuestro cuerpo quede en un balance de nitrógeno positivo y pueda generar masa muscular. Pero no solo lo que comemos influye a la hora de llegar a ese balance positivo.

Situaciones que afectan para conseguir un balance de nitrógeno positivo

  • Consumo pobre en hidratos de carbono y grasas: Los nutrientes como los hidratos de carbono y las grasas además de otras cosas realizan funciones energéticas en el cuerpo. Digamos que principalmente los hidratos son el combustible ideal para el cuerpo, ya que estos son transformados en azúcar y el cuerpo utiliza el azúcar como combustible rápido. La grasa en cambio es un combustible más lento para nuestro organismo. Si en nuestra dieta no se consumen suficiente cantidad de hidratos y grasas las proteínas ingeridas a través de nuestra dieta y las almacenadas en nuestros músculos serán utilizadas con fines energéticos y para reparar los órganos más importantes. De esta forma el crecimiento muscular se reduciría. Nuestro cuerpo utiliza varias fuente energéticas en función de los requerimientos. No obstante, cuando se ingiere insuficiente cantidad de hidratos de carbono es muy sencillo que el cuerpo descomponga las proteínas almacenadas en sus músculos como fuente de energía y funciones de reparación.
  • Entrenamientos mal planificados: El entreno excesivo a la larga es demoledor para la ganancia muscular. Se debe dejar suficiente tiempo entre entrenos para que el músculo pueda recuperarse. Cuando se finaliza una sesión de intenso entreno nuestros músculos requieren suministros de nutrientes para poder reparar el tejido muscular dañado. También se requiere un tiempo para que el músculo pueda recuperarse. Si no dejamos un tiempo adecuado o entrenamos con fatiga entre entrenos estaremos influyendo en el estado anabólico y nuestra capacidad de regeneración muscular disminuirá. Es decir que a nuestro cuerpo no le dará tiempo de regenerarse y se eliminará tejido muscular.
  • Poco descanso: Si no se descansa lo suficiente las funciones de reparación de nuestro organismo disminuyen. Además, hormonas como la testosterona, melatonina u hormona del crecimiento estarán en menos proporción en nuestro organismo disminuyendo la capacidad de regeneración de nuestros músculos. Es necesario descansar lo suficiente, siempre que se pueda, para recuperarnos lo suficiente de nuestros entrenos.

Manteniendo un balance positivo

Básicamente para mantener un buen estado anabólico en el organismo se necesita consumir la suficiente cantidad de proteínas y proporcionar un estimulo. Dicho estímulo se consigue mediante el entreno. Cuando se realizan entrenos cortos y con gran intensidad, posteriormente se produce lo que llamamos ventana anabólica. En esta ventana de tiempo podemos ingerir nutrientes de asimilación rápida como batidos de proteínas, vitaminas, aminoácidos, etc y el cuerpo los absorberá de manera efectiva para utilizarlos en procesos de reparación y construcción.  Además, un entreno intenso favorece la producción de testosterona en los hombres (lo que ayuda a mantener un balance de nitrógeno positivo) y a romper las fibras musculares para posteriormente repararlas con mayor volumen. De esta manera conseguiremos progresar adecuadamente.

Suscríbete
¡Recibe noticias actualizadas de nuestros posts!

100% libre de Spam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *