El Entreno Con Intervalos

 En uno de nuestros anteriores artículos explicamos el por qué trabajar dentro de la famosa “Zona quema grasas” no era el mejor método para conseguir recortar. Hablamos de los diferentes tipos de grasa que se encuentran en nuestro organismo, como fuente de energía, y también cuáles eran las que realmente se “queman” en los músculos durante un entrenamiento prolongado de poca intensidad. Es decir, lo que llamamos cardio.

intervalosnuevo

  Bien, pues ahora toca vamos a explicar los tipos de entreno que SÍ ayudan a perder esa grasa no deseada. Para comenzar hay que tener claro que lo importante a la hora de eliminar esos kilos extra de la barriga o extremidades es la intensidad del entreno. Ya hemos dicho que en el interior de nuestros músculos hay una gran cantidad de grasas tipo IMGT. Estas grasas son la fuente de energía durante el entreno y la obtención de energía utilizando las mismas se produce mediante reacciones de oxidación.

 Se puede ejercitar 2 horas haciendo bici sin utilizar las grasas almacenadas debajo de la piel. Es más, si abusamos de este tipo de entreno más grasas se almacenarán en los músculos.

 Llegados a este punto te estarás preguntando…¿Entonces qué es lo que debo hacer?

Como ya hemos dicho en otros posts el cuerpo humano es una máquina casi perfecta con miles de años de evolución. No importa que tú quieras quemar grasa o quieras tener más masa muscular. El cuerpo humano es como nuestra madre cuando éramos pequeños. Recuerda cuando tu querías salir y tu madre siempre te decía a qué hora tenías que volver a casa o cuando te castigaba cuando hacías algo mal. En pocas palabras, tu cuerpo es como tu madre, solo quiere tu bien y va a intentar almacenar grasas para que sobrevivas en épocas de hambruna, pero los tiempos han evolucionado y esto ya no es muy necesario para la mayoría de nosotros.

 Volviendo al tema, el arma que tenemos que utilizar se llama entreno por intervalos. Este entreno mezcla ejercicios de mucha intensidad con ejercicios de poca intensidad. Vamos a poner un ejemplo: imagínate correr 15 segundos entre 20km/h a 25km/h para posteriormente correr 30 segundos a 10km/h y repetir este ciclo unas 6 u 8 veces.

 ¿Te parece fácil? ¡Pues no lo es! Durante este entreno estás obligando a tu cuerpo a trabajar de una manera dura. Las reacciones de oxidación ya no serán suficientes para cubrir el gasto energético y tu cuerpo tenderá a utilizar reacciones sin oxígeno.

 Van Loon y colaboradores en el año 2004 demostraron que durante un entreno de alta intensidad (trabajando al 75% de las pulsaciones máximas) el cuerpo utilizaba los siguientes porcentajes para cubrir el gasto energético durante dicho entreno:

  • Un 24% de las distintas clases de grasas.
  • Un 18% de glucosa en plasma sanguíneo.
  • Un 58% del glucógeno intramuscular.

 Ya os habréis fijado en la gran cantidad de glucógeno que se utiliza al trabajar con intervalos según el estudio de Van Loon. La conclusión es: a más intensidad, más importantes resultaran ser la utilización de hidratos de carbono. La relación entre el uso de los hidratos y la pérdida de grasa tiene mucho sentido. Cuando realizas un cardio de poca intensidad o “lento” se queman calorías durante el tiempo que dura el tiempo que dura el entreno. En cambio, cuando entrenas con intervalos el nivel del metabolismo aumenta en tu cuerpo y este necesita recuperar el glucógeno perdido, lo cual se traduce en muchas calorías necesarias. Pero aquí no acaba la cosa, un entreno duro provoca microlesiones en tus músculos, lo que significa que tu organismo utilizará aún más energía para recuperarse, Todo esto significa que tu metabolismo se mantendrá en un nivel extremo durante muchas horas después de haber finalizado tu entreno, lo cual se traduce en quema de grasa.

 Se ha demostrado que el cardio lento sube el metabolismo hasta un 5%, por otra parte el entreno con intervalos lo sube hasta un 18-24%. Lo que significa que trabajando con intervalos incluso estando sentados en casa gastamos energía.

 Trapp y colaboradores en el año 2008 demostraron realizaron un experimento con unas 45 mujeres jóvenes con sobrepeso. Las dividió en dos grupos, donde el primero entrenaba con alta intensidad con bicicleta unos 40 minutos (8 segundos a máxima velocidad, seguidos de 12 segundos de descanso) 3 veces por semana. El segundo grupo entrenaba la misma cantidad de tiempo (40 minutos) con intensidad suave o cardio moderado. El experimento duró 15 semanas. Los resultados fueron los siguientes: las mujeres del primer grupo perdieron un total de 2.5Kg de grasa y el segundo grupo solo 0.6Kg. En el segundo grupo de mujeres no se notó una pérdida considerable de grasa o cambio en la masa muscular. Por otra parte, las mujeres del primer grupo notaron incrementos en su masa muscular.

 Experimentos como el expuesto anteriormente hay muchos los cuales haciendo una búsqueda por internet se pueden encontrar. La conclusión realizando intervalos es que podemos quemar grasa tocando mínimamente nuestra masa muscular.

 En siguientes artículos seguiremos hablando de algunos entrenos que podemos realizar para trabajar con intervalos. Espero que os haya gustado y si tenéis alguna duda podéis comentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *