El Gluten ¿De Verdad Hay Que Temerle?

 Últimamente la moda de no comer gluten se esta haciendo cada vez más popular. En los supermercados podemos encontrar estanterías llenas de productos “sin gluten”. Las diferentes marcas comerciales, siguiendo esta moda, crean versiones “sin gluten” de productos tales como los cereales, panes, dulces, galletas y puddings. Además,  hay versiones de productos que de por sí no deberían llevar gluten y les añaden la etiqueta “sin gluten”. En este caso estaríamos hablando de productos tales como los copos de maíz, que naturalmente no contiene gluten.

 

gluten_free_14651215_s

 Las empresas aprovechan el tirón de esta moda para conseguir más ventas incluyendo las etiquetas “sin gluten” a productos que de por si no tienen. Aprovechándose del desconocimiento de muchas personas.

¿Pero qué es exactamente el gluten? ¿Por qué tiene tan mala fama actualmente?

 El gluten es un conjunto de pequeñas proteínas compuesto por gliadina y glutenina, que podemos encontrar en cereales como el trigo, la avena, la cebada y el centeno. Todos los que alguna vez hemos hecho algún pastel casero, o pan de harina de trigo, hemos notado la elasticidad de la masa. Dicha elasticidad, incluyendo el volumen que consigue la masa durante el proceso de fermentación, son posibles gracias al temido gluten. De esta manera los productos que no lo incluyen,  como los panes, no se parecen demasiado a su producto en estado original, por llamarlo de alguna forma.

Bread group

 Para el ser humano el gluten no es imprescindible. No tiene demasiado valor nutricional, ni nos aporta demasiados aminoácidos. Por lo cual, eliminarlo de la dieta no provocará efectos negativos en el organismo. Con facilidad todos los aminoácidos, vitaminas y minerales necesarios las podemos encontrar en otras fuentes, como las proteínas de origen animal o productos de origen vegetal.  Por lo tanto, la única ventaja de que algunos productos lleven gluten es poder comernos, por ejemplo, un suave, sabroso y esponjoso pastel.

 El gluten es una proteína a la que mucha gente tiene alergia. No hablamos de las personas con enfermedad celíaca, sino de la intolerancia al gluten no relacionada con la celiaquía (la llamada NCGS – Non Celiac Gluten Sensitivity).

 Se cuenta que dicha afección afecta a un 6 o 7% de la población mundial. Si se sufre de dolores de estómago y cabeza, dolores musculares y articulaciones, anemia, problemas del aparato digestivo (diarrea por ejemplo), problemas de concentración, depresión o puntos rojos en la piel puede estar relacionado con la llamada NCGS. En dicho caso tendríamos que consultar con nuestro médico, cuanto antes, para una revisión.

 Desgraciadamente las pruebas médicas para detectar esta afección todavía son muy caras, por lo que mucha gente no se las puede permitir en países donde la sanidad es privada. Así que un buen método para comprobar si se tiene intolerancia al gluten sería eliminar de la dieta, durante un mes, los productos que lo contengan. Observa cómo reacciona tu cuerpo, si los dolores de estómago, músculo o articulaciones remiten y si nuestra piel mejora. Luego, pasado un mes, incluiríamos de nuevo en nuestra dieta lo que comíamos habitualmente y veríamos si los síntomas vuelven a aparecer. En el caso que se tenga intolerancia al gluten se debe de eliminar de la dieta todos los productos que lo contengan. Desde aquí no queremos decir que si se te calman totalmente los dolores tengas intolerancia al gluten, solo es una posibilidad, pero siempre debes consultar con tu médico.

 Las personas que también deberían excluir el gluten de su dieta serían todas aquellas personas que sufren enfermedades autoagresivas, como por ejemplo enfermedades de la tiroides (lo cual se ha comprobado que el gluten puede empeorar los síntomas). También todas aquellas personas que tienen problemas intestinales. Se dice que esta proteína se pega a los tejidos de los intestinos y puede provocar la fuga de material intestinal, la cual también se relaciona con muchas otras enfermedades.

 Si no se tiene ninguno de los problemas mencionados, y siempre has incluido productos que contienen gluten en tu dieta y no has notado ningún efecto negativo, puedes continuar comiendo productos con trigo, avena o cebada tranquilamente. Objetivamente, a pesar de que muchas marcas intentan inculcarnos temor al gluten, no es necesario excluir todos los productos que lo contengan de una dieta saludable, sin haber experimentado previamente síntomas negativos en nuestro organismo.

 Espero que os haya gustado este artículo y si tenéis cualquier pregunta podéis consultarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *