¿Es Realmente Beneficioso Beber Como Mínimo 2 Litros De Agua Al Día?

  ¿Cuántas veces hemos escuchado la famosa recomendación de beber como mínimo dos litros de agua al día? En televisión, revistas o incluso  en nuestras consultas rutinarias al médico siempre nos están inculcando la idea de que beber mucha agua es bueno para nuestra salud. Hay algunos estudios que se han realizado para desmontar esta teoría y los vamos a exponer.  Para poder escribir este articulo hemos realizado una extensa investigación y vamos a ver qué hay de cierto y de no tan cierto detrás de este “mito”. ¡Comencemos!

water1

 Sabemos que el agua es algo esencial para la vida y nuestro cuerpo está compuesto por nada menos que aproximadamente un 70% de ella. Esta cantidad es utilizada principalmente para las siguientes funciones vitales :

  • El agua es esencial para regular la temperatura de nuestro organismo. Gracias al sudor podemos disminuir la temperatura corporal y así proteger nuestros órganos internos.
  • Permite el transporte de nutrientes hacia nuestros músculos y órganos. La sangre está compuesta casi en su totalidad por agua (aproximadamente un 90%) y permite el transporte de nutrientes hacia nuestras células. Además, estos nutrientes deben diluirse con agua para poder pasar al torrente sanguíneo posteriormente.
  • Permite reducir las toxinas en nuestro organismo principalmente a través de la orina pero también por el sudor. Mediante los riñones que filtran los desechos de la sangre y posteriormente se excretan a través de la orina.
  • Permite el correcto funcionamiento del cerebro, intestinos, estómago y también de nuestros ojos ya que necesitan estar lubricados constantemente.

  Teniendo en cuenta lo anterior no cabe duda de que beber agua es esencial para mantenernos vivos.

  ¿Pero de dónde proviene lo de la cantidad mínima de 2 litros al día?

 La recomendación proviene en parte del consejo de alimentación y nutrición que se celebró en 1945, en el que recomendaban beber unos dos litros de agua al día para mantenernos saludables. Luego los medios de comunicación, médicos y dietéticos acabaron de inculcar dicha recomendación  hasta el día de hoy. Actualmente si nos fijamos la mayoría de personas, ya sea en el trabajo, en el gimnasio o en restaurantes, consume agua embotellada.  Esto hace que a las grandes compañías de aguas embotelladas les venga muy bien dicha recomendación y la utilicen para fines lucrativos, divulgando el mensaje a través de los grandes medios tal y como explica Spero Tsindos, investigador del departamento de dietética y nutrición en la Universidad de La Trobe en Melbourne (Australia).

 El científico también revisó el Sondeo Nacional de Nutrición de Australia, que sigue los hábitos alimenticios de los australianos desde 1995,  y descubrió que los hombres bebían alrededor de 2,6 litros y las mujeres 2,1 litros, teniendo en cuenta además del agua que bebían, los tes, cafés, refrescos, etc. El estudio fue realizado en Australia pero podríamos extrapolarlo a cualquier país desarrollado. Así que viendo estas cantidades y teniendo en cuenta que otros alimentos como fruta, verduras, etc contienen agua, vemos que lo de beber la cantidad mágica de 2 litros al día no tiene mucho fundamento.

 No obstante en época estival es necesario estar muy hidratados ya que en algunas ciudades las temperaturas pueden ser muy elevadas y algunas personas pueden sufrir deshidratación sin percatarse de ello. También personas con problemas de salud, que se están medicando o personas mayores, necesitan estar muy hidratadas e incluso pueden beber más de 2 litros sin problemas, sobretodo en épocas cuando el calor aprieta. Así que como dice el catedrático de la Universidad de Indiana Aaron E. Carroll no hay una cantidad mínima establecida de lo que un individuo debe beber, ya que depende de su estilo de vida, de la dieta que lleve, de donde viva y cuanto pese. Con lo cual por ejemplo,  una persona que además practique deporte  consumirá menos agua en invierno que en verano o una persona que coma mucha fruta tendrá menor sensación de sed que otra persona que coma cosas menos acuosas. Así que lo de medir la cantidad o contar los vasos de agua que consumimos no tiene realmente sentido.

  ¿Qué problemas puede producir el beber un gran exceso de agua?

 Como ya hemos dejado intuir, no debemos que olvidar que el agua también está presente en fruta, verduras, zumos, etc así que no solo es la única fuente para hidratarnos. Beber excesiva agua no solo hará trabajar en exceso nuestros riñones, ya que tendrán que eliminar el exceso de agua a través de la orina sino que nuestro cerebro también puede inflamarse. Nuestro cuerpo es un templo del equilibrio en una persona saludable, así que beber demasiada agua puede causarnos más daño que beneficio. Estos son algunos problemas que puede causarnos el beber excesiva agua:

  • Podemos sufrir el llamado “envenenamiento por agua”. Parece ilógico en un primer momento ya que el agua potable no tiene en principio nada malo para nuestro organismo. Sin embargo el beber excesiva agua en un corto espacio de tiempo puede causar un gran desequilibrio en el sistema de sales del cuerpo humano.  Esto puede acabar en hiponatremia o en casos graves intoxicación por agua, debido a que las células cerebrales se hincharían.
  • Si tienes demasiados calambres musculares puede ser un problema en el desequilibrio de minerales en tu organismo. Si además eres de los que bebe agua por sentirse saludable este puede ser el problema ya que como hemos dicho en exceso produce un desequilibrio mineral en el cuerpo.
  • Puede causarnos insomnio. Cuando vamos a dormir nuestro cerebro libera la llamada hormona antidiurética HAD, para frenar la función renal y no interrumpir el sueño dándonos la sensación de orinar. Si se bebe demasiada agua por la noche o justo antes de irse a dormir, el efecto de la hormona antidiurética se anula y es cuando el proceso de llenado de la vejiga se produce y nos de sensación de ir al baño en mitad de la noche, interrumpiendo el proceso de descanso. A algunas personas esto les produce insomnio o se levanten más cansadas de lo normal por la mañana.
  • Puede producir congestión cardíaca debido a que se reducen en el organismo los niveles de potasio lo cual puede provocar alteraciones en el ritmo de los latidos del corazón. Esto podría desencadenar en  una insuficiencia cardíaca.
  • Beber excesiva agua con la comida reduce la capacidad de digestión del estómago ya que se reduce la acidez del mismo, esto hace que no se puedan digerir correctamente los alimentos.

  ¿Realmente beber agua puede ayudarnos a adelgazar?

  El agua en una dieta de adelgazamiento siempre ha sido importante. Recientemente una investigación por la Clínica universitaria Charité de Berlín y que fue publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition ha demostrado que beber agua con moderación ayuda y aumenta los efectos de una dieta para adelgazar. En el estudio se analizaron a personas y también otras bases de datos de otras investigaciones similares y han acabado demostrando la relación entre su consumo y la pérdida de peso. El grupo que estudiaron aumentaron su ingesta en 1 litro de agua más en su dieta y consiguieron perder aproximadamente 2kg de peso más que el grupo que no había aumentando dicha ingesta.

 Rebecca Muckelbauer que es profesora de la escuela de Salud Pública de Berlín explica que este efecto puede deberse a la llamada “termogenesis del agua” aunque aun no se tiene muy estudiado este efecto. Esto implica que beber agua aumentaría el gasto energético de nuestro cuerpo y como el agua no tiene calorías esto nos ayudaría en la quema de grasas. Aunque aumentar la ingesta diaria de agua puede ayudarnos a adelgazar, no podemos olvidar los efectos de beber un exceso de ella. Lo ideal es aumentar, si estamos en dieta de adelgazamiento o pérdida de peso, entre 1 y 1,5 litros más. Por ejemplo, si un hombre suele beber unos  2,6 litros de agua al día, si su intención es reducir la  grasa corporal, junto a su dieta podría incluir la ingesta de 1 litro de agua más (esto ayudaría en conseguir su objetivo).

 Como conclusión y para finalizar este post deciros que el agua es beneficiosa y sobretodo debemos mantenernos bien hidratados en épocas estivales pero como todo en esta vida el exceso no es bueno. El agua nos puede ayudar en cuanto a pérdida de grasa se refiere, pero siempre aumentando su consumo dentro de unos márgenes lógicos. No tendría sentido ingerir litros y litros de agua solo para bajar de peso, pero aumentar ligeramente su consumo junto a una dieta para adelgazar nos puede ayudar sin afectar a nuestra salud.

 

Suscríbete
¡Recibe noticias actualizadas de nuestros posts!

100% libre de Spam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *